Sobre libros

Intervalos

Intervalos
Una cosmogonía edificada sobre la palabra que hace el milagro de ” mariposas y flores en el desierto”. Prosa y poesía que crecen en la emoción. Ramón Serrano Balasch, escritor.

( Gracias querido Ramón por tus palabras)

Si desea adquirir este libro escribir al
correo de la autora, Isabel Montero,

imgar1@hotmail.com

O bien a la Editorial La Fragua del Trovador,

pedidos@lafraguadeltrovador.com

Y si estás en Zaragoza, pásate por la feria del libro, podrás encontrarlo en la caseta 44 hasta el 6 de junio en la misma Plaza del Pilar

La presente entrada es para presentar a los lectores mí último libro publicado, una obra poética que será del agrado de muchos.

Un gran abrazo,

Isabel Montero Garrido

Sobre libros

Mi madre bolitas de paraguas, novela de Ramón Serrano

Mi madre bolitas de paraguas de Ramón Serrano

Aguanto el telediario hasta esa parte en la que la oquedad interna se llena de agua y se desborda, hasta ese momento en el que aparece el llanto que estaba contenido, cuando las imágenes de la injusticia rompen mi débil coraza, esa que construyo cada día cuando me levanto y que dura eso, lo que cuesta medio informativo de televisión.
Hoy ha sido en el momento en el que Abdou el chico senegalés de 27 años aparece. Es “el chico del abrazo” al qué consoló una voluntaria de 20 años de Cruz Roja en la playa del Tarajal. Habla desde Casablanca a donde ha sido devuelto tras pisar suelo español. Allí en un entorno paupérrimo e inhabitable que es su hogar itinerante, habla con Luna por teléfono, la voluntaria de la ONG, para darle las gracias por su consuelo, por su abrazo. Un gesto humano en medio del dolor y la desesperación de los que buscan refugio y un lugar mejor para vivir fuera de la opresión y de las guerras en una Tierra Prometida que no existe. Inmediatamente enlazo mentalmente situaciones y por ello recuerdo la novela que acabo de leer “Mi madre bolitas de paraguas de Ramón Serrano.

Es una novela que plasma la búsqueda del porvenir, y relata algunas formas de hacerlo. Sí bien es verdad que Ramón sitúa la historia en nuestra guerra civil y en los primeros tiempos de la posguerra española, en el fondo están los mismos valores universales en sentido ético y moral, el derecho a una vida digna y la libertad. Soy consciente de que son distintos escenarios, pero los hombres en el más amplio sentido de humanidad, sus emociones, la pobreza, el desarraigo, las consecuencias de la mala gestión de los poderes públicos y la huella o herida que esto deja en la sociedad y en los hombres es parecida y tiene nombre: deshumanización y miseria. La búsqueda de otros modos de vida, la condición de refugiado está presente. Y son, por tanto, los planteamientos de los que parto para asociar unos hechos con otros, aunque estén tan alejados en el tiempo.

Centrándome en la novela de Ramón Serrano diría que es una novela sobre la Guerra Civil española y sus consecuencias en la posguerra. Pero, tal como indica la contraportada de “Mi madre bolitas de paraguas”, y a pesar de que existe una cantidad ingente de novelas sobre nuestra guerra, sin contar las obras de no ficción que también son numerosas, un imaginario que se ha tratado desde muchos puntos de vista, el punto de vista de esta novela ha sido menos abordado. Me refiero al hecho de ser tratado desde el punto de vista de los “refugiados”. Poco se ha abordado desde la perspectiva de los refugiados españoles, es decir aquellos que tuvieron que trasladarse a otros lugares, a otras ciudades y sobrevivir desde el miedo y la exclusión social. En esto radica en cuanto a la temática el gran valor que encuentro en esta novela.

Por otro lado, el autor no se limita a describir o plasmar unos hechos, sino que es un relato que denuncia. La obra constituye el retrato descarnado de la miseria y el pesimismo de aquellos refugiados, ya fuera de España, ya dentro, en las ciudades grandes y en concreto en Barcelona. La Barcelona de posguerra de barrios y chabolas será una protagonista más. El autor aborda esta fotografía social desde varios prismas, uno de ellos el prisma femenino. Me refiero al punto de vista de la narradora que nos centra en la acción. Aquí esa narradora a través de un monólogo interior fascinantemente construido por el autor nos lleva por la historia de su familia, de si misma y del mundo que rodea la cruda realidad de aquella España.

“Mi madre bolitas de paraguas” es la historia de Estrella, que quien junto a su madre y su hermano están en Barcelona cuando llegan las tropas franquistas. Su padre ha huido a Francia con lo que queda de las tropas republicanas. Posteriormente desaparece entre los campos de Concentración y la Segunda Guerra Mundial. La familia no sabe si ha logrado sobrevivir y se ve abocada a un modo de subsistencia distinto al que habían soñado. Es importante señalar el papel de Estrella, que asume un papel social como mujer en la época, secundario, en favor del desarrollo intelectual y vital de su hermano.

Ramón hila magistralmente las tramas. Es un escritor con una habilidad especial para narrar que, con monólogos aparentemente largos, personajes en primera persona que incluso comparten el mismo párrafo en diferentes situaciones, la construcción de los personajes, la inmersión de estos en el texto a la vez que el lector, con idas y venidas, cambios de registro imperceptibles, con un dominio absoluto del “Flashback”, retrata exactamente lo que nos quiere mostrar. Construye un trazado comunicativo suave a pesar de la complejidad de su escritura. El autor es un hombre que escribe no por el hecho de describir, sino para mostrar lo que pasó y no puede volver a pasar. Es una novela metafilosófica importante, este aspecto se da en escritores que van más allá y llegan al lado en donde el alma se conforma o se construye en el sentido humano.

Me queda recomendar encarecidamente la lectura de esta novela: “Mi madre bolitas de paraguas” de Ramón Serrano, Editorial Azacanes, Toledo 2008.

Isabel Montero Garrido

Madrid 25 de mayo de 2021

Ramón Serrano ( Barcelona 1933) escritor. Ha colaborado en prensa y revistas. Ha dirigido diversas editoriales en España y México con sellos emblemáticos, fundando editoriales como DOPESA, Labor Mexicana, Euros, Cambio16 (libros) y Flor del Viento Ediciones hasta su jubilación en 2013. Alternó esta actividad con colaboraciones habituales en prensa ( El correo catalan, Madrid, TeleXpres, La vanguardia, El Periódico…). Impartió conferencias. Ha sido agente o activista cultural en el Ateneu Barcelonés. Es autor de libros de poemas, novelas y ensayos. Ya en 1956, con 23 años dirige la revista literaria “La ballena alegre”. En 1963 publica su primer libro “Afroasiá, el tercer mundo”, declarado texto recomendado en varias universidades españolas. Su primera novela “El secreto de Saladeures” aparece en 1990. En 1991 gana el premio de novela Ateneo de Sevilla con “Gentes de la soledad” a la que seguirán otras cuatro novelas. En poesía publica en 1971 “Grito para la niebla” seguido de otros ocho poemarios, el último aparecido en 2019 “Daniela y las astromelias” En una editorial se quedó atascada por la Pandemia su última novela, “El padre desnudado”.Ha recibido en 1999, el premio a la Lealtad Republicana que otorga la Asociación Manuel Azalea. Reside en Barcelona, su ciudad natal.

poesía Isabel Montero Garrido

Perspectivas, #diadelatierra

Las calles de cemento y
el aire siseando entre costillas
el oxígeno interpelado.
La tierra del páramo seca y fría,
sueño de civilización.
Y el manto negro en la carretera.
Y esa gallina, ¡esa gallina loca
que pasea por el arcén!
Desafío inconsciente del trasiego del tráfico
en hora punta
ajena a los gases térmicos
ajena a los peligros de circulación.
Es su hacer corriente día tras día
como un sencillo suceso, inaudito
por otro lado, un ave de cresta roja
a horas irrelevantes
en lugar insospechado.

Con los primeros gases de CO2
que anuncian la mañana, firme fuerza filtrada
en los finos filtros de contaminación, anda
la gallina por el ribete del asfalto.

Y eso que dicen que es “Una Gallina”.
¿Será un sistema de rehabilitación?

Isabel Montero
De “Palabras desnudas”, un libro que se quedó en el tintero antes de la Pandemia.
Derechos registrados

Sobre libros

“Desde Dentro” poemas de Yolanda Corell

Hace unos pocos días recibí el Libro de poemas de “DESDE DENTRO” de la poetisa Yolanda Corell Almuzara. Tengo que decir que me llenó de alegría ya que lo esperaba con gran ilusión. Anoche dediqué un tiempo a su lectura, lectura que me enganchó sobremanera. Eso hizo que leyera el libro de tirón.

“Desde Dentro” es un libro hermoso por dentro y por fuera. Su portada atrae significativamente, al menos a mí que como Yolanda, soy alma que habita en el mar. Un barquito de papel navega en un mar de olas oscilantes. No se si lo hace a la deriva, pero sé que a medida que pase las hojas me llevará a buen puerto.

“Desde dentro es un libro de poemas que a su vez se constituye en un poemario ya que traza un trayecto claro a través de sus versos. Nos abre dos estancias. Una primera parte en la que la autora nos expone “Desde dentro y otras soledades” y una segunda parte, en el que los versos se abren a un mundo sensual y de deseo, “Desde dentro, el amor y el deseo”.
La primera parte comienza con un poema a sus hijas, Ellas, a las que nombra su razón de ser, “respiro por ellas”. Con “Alas de mariposa” Yolanda muestra la fragilidad y a la vez la delicadeza porque además de ser versos profundos y demoledores, vuelan ligeros tal cual una mariposa. La autora crea belleza del dolor, camina entre sombras, se queda quieta, inmóvil para volar después y estallar en llanto. Pero quiere renacer de malditos inviernos, aunque se encuentre perdida o se retuerza de dolor.
“Desde dentro, el amor y el deseo, es la segunda parte y comienza con Sed. Sed de amor, sed de deseo, de añoranza y de búsqueda. Quiere reencontrar algo que tal vez ha soñado o ha vivido en otro tiempo y llama porque “el amor tiene puertas” y “la piel se enciende en un susurro”.
La poesía de Yolanda se adentra en el dolor, pero es un dolor transmutado que se eleva casi rozando una mística sensual y profundamente hermosa.
La palabra de Yolanda Corell irrumpe con fuerza y con sentido en el panorama poético y literario. Arte y literatura que nos transporta sobre las aguas del mar o las profundidades, en lo tangible y lo etéreo, en la espuma de las olas como purificación y salida hacia adelante.
Solo puedo decir ¡Enhorabuena Yolanda Corell! Ha sido un placer leerte.

Isabel Montero Garrido
Madrid 5 de abril de 2021

Yolanda Corell que llegó al mundo en Madrid un lunes 30 de enero, es poeta que pertenece al mar. Escribe para respirar, para sacar fuera lo que tiene dentro.
MIEDOS

No le temo
al miedo a equivocarme,
ni a la luz de acero
que desgasta feroz el sendero.

Le temo al silencio
a la nada,
a la huida,
al hielo.

Poema incluido en “Desde Dentro” de Yolanda Corell Almuzara

Aniversarios

Festividad de los Reyes Magos

El Bosc, Detalle de la Epifania del Tríptico de los Reyes Magos, Madrid, Museo Nacional Del Prado

Salmo 72, 10-11 del Antiguo Testamento
“Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas traigan tributo. Que los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan dones. Que todos los reyes se postren ante él y todas las naciones le sirvan”.

Con esperanza y fe, que la estrella que guió a los Magos de Oriente, nos alumbre en la oscuridad de esta Pandemia Mundial del Covid19.

Isabel Montero Garrido

poesía Isabel Montero Garrido·poesia Isabel Montero·Poesias Guiomar52

Sombra

Las sombras arraigadas en tus manos
como rastro de rostros enmarcados
sin sensibilidad,
dañan el jardín oculto en el cuerpo,
la distancia del rostro al firmamento.

Sin duda un sinsentido anclado
en la pereza de latir, compás
en equilibrio de lo humano.

Y no sé el argumento,
la razón que empaña tu existencia y
tus pasos en aguas pantanosas.

Isabel Montero.
Foto gratuita Internet

artículos

Más tarde podremos volver a crear

Foto Isabel Montero

La situación que vivimos desde marzo a nivel mundial es desconocida. Nunca habíamos pasado por un trance de este calibre.
Estamos siendo testigos de manera activa de situaciones difíciles de superar.
Una Pandemia mundial conlleva, desconocimiento, miedo a enfermar o a morir, impotencia por estar fuera de nuestras manos la situación, incapacidad por tanto para manejarla emocionalmente, desconcierto y frustración. Nuestro cerebro no está preparado para hacer frente de una manera adaptativa a la nueva realidad.
Con hechos menos significativos de la vida diaria ya se habla de estrés postraumático. Este estrés suele superarse porque tiene un fin, es decir existe una duración relativa en el tiempo.
En este caso, la Pandemia del Coronavirus es un estrés sostenido del cual no sabemos nada. La etiología del virus, la situación real, los pronósticos en el tiempo, la cura y sobre todo el final. No vemos de momento la luz al final del túnel. Además hemos cambiado nuestro modo de vivir, de hacer, de relacionarnos. Nuestro cerebro está siempre alerta, siempre preparado para la huida, pero no sabemos a donde, ni cómo , no existe un lugar donde podamos protegernos. Es una alerta un poco baldía.
Esto nos produce situaciones emocionales complejas.
Tener recuerdos recurrentes.
Revivir situaciones angustiantes.
Sufrir bloqueos mentales.
Estar en situación de ansiedad continua.
Permanecer alejado de lugares y acontecimientos que le recuerdan el hecho traumático.
Tener dificultades para dormir.
Sobresaltarse.
Falta de concentración.
Falta de memoria.
Imposibilidad de realizar actividades que se hacían habitualmente tanto físicas como intelectuales.
Miedo a perder facultades.
Miedo a morir.
Pensamientos negacionistas de los hechos.
Síntomas físicos.
Dolores que no se pueden paliar.
Desatención a nivel sanitario de otros aspectos.
Todo esto unido al desconcierto informativo, la poca solidez de la información, la situación política mundial hace difícil superar este estrés, por falta de acción y resolución.
No existen en el mundo de la información trabajos de fondo que nos ayuden a colocar hechos.
Tampoco hay orientaciones públicas a nivel de Salud Mental.

Quizá la ciencia sea exacta pero el proceso emocional y las respuestas adaptativas de los hombres no. Ante un mismo estímulo hay muy diferentes reacciones incluso, en el mismo individuo.
En situaciones de estrés postraumático de otra índole yo veo caminos de ayuda. Pero en este momento son casi inaccesibles. Es inaccesible acudir a un profesional de la sanidad en el ámbito psicológico y psiquiátrico. Estamos solos. Esto nos lleva al horror. Al miedo de no manejar nuestra mente. Y a llenar nuestro inconsciente de basura emocional que permanecerá mucho tiempo anclada y taponada.

“Mano sobre mano” y recojo la expresión de una conversación de una buena amiga, así estamos y además espantados.
¿ Qué hacer?
Poco hay. Evitar consumo de drogas y alcohol, estar en cada momento en una actitud consciente…¿difícil no? Es un estado de supervivencia. Yo voy a recomendar un libro que a mí en su momento me ayudo,
“El hombre en busca de sentido” de Victor Frankl.
Y sobre todo veo que hay que intentar estar aunque sea virtualmente conectados, con amigos. Apoyarnos. Hablar, decir. Escuchar y seguir adelante.
Y si podemos poner humor, ponerlo.
Y no dudar, si hay algún profesional de Salud que nos escucha y nos aconseja una medicación psicológica para el ánimo y seguir sus instrucciones.

Para mis amigos.

Isabel Montero
Docente
Escritora/poeta