poesia Isabel Montero·relatos Isabel Montero Garrido

Apuntes de vida

Apuntes de vida.

Y nos mandaron hacer el recorrido más allá de la palabra, más allá del camino de la memoria y pude hacerlo, y me acordé de tí, de tus inexactitudes, de ti, de tus silencios y de los días que parecieron ser.

Miré más allá entonces, donde el cielo pierde la línea y supe ver también las vidas inventadas y los secretos.

Los demás, no se que hicieron durante el camino, no pregunte tampoco y ¿para qué?, me dije, al fin y al cabo mi alma es mía y el dolor, el dolor del alma, es una manifestación indemostrable.

Volví al presente en cuanto nos lo ordenaron; volví del pensamiento a la palabra, lloré una vez más por el dolor, se sabe, y oculté otra vez el espíritu como tú me dijiste. Era lo mejor según parece.

Nada más, el dolor y

no hubo nada nuevo, la vida, el silencio y el calor inventado.

Isabel Montero

Uncategorized

Y al final hablamos de Postmodernidad. “Sobre el silencio en la Postmodernidad”, Ed. Vivelibro.

Todos los libros de Manuel son absolutamente necesarios.

Mundo libre

Buenos días.

No hago preámbulos. Ayer leímos y comentamos en grupo estas reflexiones del libro mencionado. (Abajo verán no sólo la foto de la portada sino el manuscrito original, escrito a mano. A mí mismo me impacta tocar esas páginas)

  1. El mayor problema postmoderno no ha sido la muerte de Dios ni que, como decía Espinosa [ESPINOSA, ÉTICA, Parte IV, Prop. XXXV, Escolio.], el hombre sea un dios para el hombre. No, estos no son los problemas. El verdadero problema es que hemos logrado sentirnos ajenos a nosotros mismos. Ya no conocemos nuestros afectos, nuestros sentimientos, lo más profundo de nuestro ser…, el tiempo en el que vivimos envueltos…, ya no conocemos el valor del silencio.
  2. Desde Hegel se considerado que la frase “Dios ha muerto” expresa, primero un sentimiento y, segundo, un estado de la conciencia. Para Hegel la muerte de Dios se produce en…

Ver la entrada original 100 palabras más

agradecimientos·Aniversarios·poesia Isabel Montero

Hoy cumplimos ocho años de camino

Hoy hace ocho años que inicié este blog con un humilde objetivo, proyectar la poesía y lo relativo a ella y como no trabajar un hábito lector.

Me reconozco en un trabajo educativo en el primer momento.

Lo qué empezó siendo un proyecto sencillo ha ido creciendo e intercambiando saberes con otros poetas y escritores.

Aquí seguiré, celebrando los quinientos lectores que ha alcanzado Epifanía en la Luna durante estos ocho años.

Solo puedo deciros gracias a todos los que os acercáis a estas páginas virtuales desde todos los rincones del mundo. Vosotros sois los que hacéis grande este trabajo y mantenéis viva la llama de la poesía.

Para celebrar este cumpleaños, voy a compartir un poema de mi poemario Contracorriente que espero sea del gusto de los lectores.

Inequívoco

Soy alma y vida.

Soy cuerpo incandescente.

Soy frío en el destierro,

en la añoranza, soy.

Soy calor en gota fría.

A veces luz,

a veces ira, o templanza, o pasión, o miedo.

Y agua que corre abrupta en las laderas.

Y rio,

y mar,

y embalse contenido.

Soy.

Isabel Montero

poesía Isabel Montero Garrido

Pe/n/sares

A veces, escucho por un instante, una voz

en las entrañas de mi vientre, y puede ser que seas tú

en ese ir y venir de la memoria emocional.

Entonces me sorprendo y recuerdo sentir el alivio

de tu boca en mi pecho cuando me rompía,

y creía que recorrías mis confesiones

con tu alma, con tus ojos de ver la vida y lo

que quedaba de ella.

Luego despierto, recorro el muro de piedra

con mi mano, áspero, gris en ocasiones, y me

detengo de nuevo ante la rapidez de una lagartija

que se escapa por entre las grietas de la pared.

Isabel Montero

poesía Isabel Montero Garrido

Y recordarme

img_20190922_004427_642-2

 

Y recordarme,
recordarme como era;
ser mi principio, mi fin y saber
descifrar la palabra que resuena
en mis sienes.
Y recordarme, recordarme a mí
y como era.
Amanecer cada día y mirarme en el
espejo, y recordarme.
Saber quién soy,
y recordarme.
Contar mis dedos y las flores de las
plantas del jardín.
Y recordarme.
Saber tu rostro, palpar tus manos
y recordarte y recordarme.

Isabel Montero

#diamundialdelAlzheimer