Sobre libros

La Marea del Tiempo

La marea del Tiempo

María Jesús Mingot

Prólogo de José Luis Fernández Hernán

Editorial Reino de Cordelia

El ser y el estar en “La marea del Tiempo” , último poemario de María Jesús Mingot, es un asunto de pensamiento y de andadura en él Conocimiento.

Definir que es poesía es muy complejo para todos, incluida yo que soy una poeta sencilla. “Si tengo que definir la poesía no me siento demasiado seguro” decía Borges. Y si Borges no se siente seguro porque tan difícil es definirla como definir la sensación que produce un color

una música…Pero sí sabemos ver cuando estamos ante un hecho poético. Eso es lo que me ocurre al leer La marea del tiempo. No puedo encasillar este libro en decir que es poesía filosófica, me quedaría corta y de alguna manaría le cortaría las alas para volar por sí mismo. Y este poemario es un libro que vuela, que se eleva y nos eleva a través de los profundos recovecos del Ser, la Vida y la Búsqueda del Conocimiento.

Es un libro que nos hace salir de la Caverna y nos invita a mirar los límites del tiempo y el transcurrir del ser humano como persona finita que nace, vive y al final tendrá que morir, si bien habrá realizado un camino más o menos espiritual, más o menos despierto. La autora nos muestra claramente ese camino a partir de sus dudas o sus inflexiones de un pensamiento elevado.

María Jesús de alguna manera nos dice que somos, pero somos en el otro. Y no elude pues esa mirada al mundo y a las injusticias. Unas imágenes potentes, brillantes diría yo, un imaginario en el ámbito semántico cristiano .La escisión de cuerpo y alma como elemento del Platonismo y el alma, a la sombra de este cuerpo. Es un libro de anhelos para alcanzar la completud en el que no falta el drama de la vida.

Decía Gabriel Celaya: “Pensadlo: ser poeta no es decirse a sí mismo. Es asumir la pena de todo lo existente, es hablar por los otros.” Y así María Jesús Mingot recoge en este libro la esperanza, la fe, la bondad, el amor, el dolor de las pérdidas y la búsqueda del ser humano.

Siguiendo a Celaya recojo: “Cantemos como quien respira. Hablemos de lo que cada día nos ocupa. Nada de lo humano debe quedar fuera de nuestra obra” y nada de lo humano queda fuera de “ La marea del tiempo”. Una poesía que se sitúa en ese “No se” constante que decía Wislawa Szymborska en el debe situarse el poeta de verdad. Y María Jesús Mingot es una poeta de verdad. Su palabra inmensa a través de un lenguaje tenso y bello invita a la transformación. Este libro es un compendio de sabiduría y belleza. Solo me queda felicitar a la autora por esta obra que va de lo sencillo a lo complejo, de lo particular a lo universal.

Isabel Montero Garrido

Un poema de La Marea del Tiempo

María Jesús Mingot

Razón de amor

Ama tu muerte

como aquello que más

has amado en la vida.

Tu condición mortal

solo te quita aquello que te ha dado.

Nómada del asombro y la penuria.

Tu has sido labrador

que ha regado una tierra que no es suya,

más te quejas sin tregua de cuán injusto es que tengas que morir,

sin percatarte que llevas en ti aquello que repudias,

y que se ha consumado cada día esa muerte que niegas,

en cada gesto tuyo,

en cada bocanada de aire fresco que tomas,

en el latido,

que en el cambio de turno

se disuelve como humo,

para dejarte a solas

con la sola pregunta para el hombre

acerca del sentido de estar vivo.

Sobre libros

Reflejos en un espejo roto

Reflejos en un espejo roto
(poesía)
Miguel Ángel Yusta
Colección Alcalina (Lastura)

El libro se abre con un preámbulo del autor que, en apenas dos páginas, hace una rica síntesis de lo que es esta obra en cuanto a vida, lo que significa la vida y la relación con la poesía y el amor o desamor. Para Yusta la vida se constituye en “un conjunto de circunstancias que condicionan el camino que todos hemos de recorrer”. Por tanto, deducimos del texto que está incluido el amor. El amor y sus variantes que vamos a encontrar en todos y cada uno de los poemas del libro. Miguel Ángel afirma en este preámbulo que él habla “del amor en todas sus formas y este amor o su falta que se rige por contrarios y será el motor del género humano.”
Por lo tanto, lo que el autor ha hecho con estos poemas se materializa en el libro como un trazado de vida, un trazado “sin pretender que este sea luminoso.”
Al leer esta delicada obra he realizado un viaje al interior ya que este recorrido constituye un viaje al alma del poeta y de cada uno de los lectores. Este viaje poético que nos plantea Miguel Angel Yusta aborda todos los aspectos emocionales del ser humano no exentos por otro lado de un final feliz.
El poemario comienza con el poema Initium que como su nombre sugiere marca un inicio de carrera y es a la vez una reflexión metaliteraria sobre la poesía, la escritura, el alma del poeta y la del lector como artífice también de la interpretación personal desde su propia alma.
Una vez de esto, el poemario se abre en su camino vital: nostalgia, desamor, silencio, incertidumbre, desolación, escepticismo, esperanza y final son los pasos que marcan este caminar de “Reflejos en un espejo roto”.

El libro es todo un imaginario emocional en el que el autor ha dado cabida a un sinfín de emociones capaces de sorprendernos, emocionarnos y hacernos parte.
El poemario conmueve y nos hace detenernos en el pasado, mirar el presente y esperar el futuro de nuestro mapa emocional, un ciclo vital y en definitiva un espacio de “sentir” de los que conformamos el género humano.
Yusta con su poesía transciende más allá de la mera emoción del poeta y este “transcendere” hace de este poemario un manuscrito universal.

Isabel Montero Garrido

Recojo el poema 72 de la página 109.

En la distancia,
el silencio custodia la memoria;
las palabras de la infancia son olvido.
En la vejez
Solo existe la verdad de los pájaros extraviados.

Miguel Ángel Yusta

Incluido en Reflejos en un espejo roto.

Sobre libros

Jorge Oteiza. El elogio del descontento.


Sin pretender hacer una reseña de este libro, tan solo hablar como lectora de la fascinación en la que me he sumido al profundizar en un hombre como Jorge Oteiza, a través de este libro reportaje periodístico en profundidad. Libro que se forja a partir del trabajo realizado por el escritor Félix Maraña en sus crónicas y entrevistas al artista a lo largo del tiempo. He podido por tanto, ahondar en la figura de un hombre, Oteiza. En este trabajo se dibujan de manera magistral las actitudes, actividades, planteamientos culturales del escultor, poeta y pensador vasco. Maraña traza todo un mapa cultural a partir de la persona de Jorge Oteiza y sus relaciones con el mundo y la cultura. También a través de su obra. Hay unas cuestiones que muestran la constante lucha del artista desde las nociones elementales hasta las más filosóficas y transcendentales. Vemos a lo largo de la obra como no se puede separar el Oteiza escultor del Oteiza poeta. Como dice Félix Maraña un artista que antropologiza
constantemente la escultura, la cultura y la vida.
Julio Caro Baroja señaló: » Este hombre no es sólo un artista, es una memoria»
En palabras de Francisco Calvo Serraller, «El proyecto creador de Oteiza es más que un simple proyecto artístico: es un proyecto metafísico, una cosmovisión».
Oteiza es una figura para conocer a fondo. Oteiza, que cuenta con una de las obras más genuinas para entender el arte contemporáneo unidas siempre a la palabra del poeta y a su metafísica.
Un libro para abrazar, leer y releer y comprender la genialidad y la proyección de este gran artista.
Gracias Feliz Maraña por este regalo que es a la vez un medio de profundizar en la cultura vasca y en el pensamiento y la grandiosidad de Jorge Oteiza.
Enhorabuena por este trabajo y mi admiración por tu periodismo. La alegría de que plasmes tu experiencia con Oteiza, tu trabajo y el trazado de tu amistad con el artista.

Isabel Montero Garrido

Jorge Oteiza. Elogio del descontento, Félix Maraña.

Editorial Berminghan.

Sobre libros

Lulu

Lulu (novela)

Mircea Cârtarescû ( Bucarest 1956).

Traducción de Marián Ochoa de Eribe.

Introducción de Carlos Pardo.

Editorial Impedimenta. (Segunda edición 2018)

Un escritor se enfrenta a su obra más difícil, recomponer un hecho traumático que ha marcado toda su vida. Para ello, envuelto en su propia angustia se encierra en una vieja casona de los Cárpatos. Allí mirará y se enfrentará a sus demonios interiores que le acompañan desde que de muchacho, con 17 años acude a un campamento con sus compañeros de clase para celebrar el fin de la Secundaria. Victor que así se llama el protagonista, en este campamento permanece al margen de las vivencias de adolescencia de sus compañeros, y permanece en un estado vivencial en el que se debate entre su actitud testigo y de continuos viajes a su estado íntimo. Es el la última noche cuando un compañero, Lulu, en una fiesta de disfraces aparece vestido de mujer. Este suceso producirá un grave impacto a Victor que le provocará angustia extrema en el adolescente y le llevará a vagar entre tinieblas que le acompañarán noche tras noche a lo largo de la vida. Por ello ya adulto, toma la decisión de encerrarse en esa vieja casona que fue la sede del campamento para de alguna forma exorcizar el dolor que produce la ausencia, y resurgir posteriormente del agujero negro en el que quedó sumido desde la visión del compañero de clase.

Es un libro que nos hace viajar al interior del protagonista y nos sumerge en sus pesadillas, nos conduce por lugares oníricos, visiones y voces que amenazan a Victor y envuelven al lector en esa misma atmósfera y le hace plantearse el horror y cómo salir de este.

Es una novela fascinante. Un libro surrealista lleno de simbolismos, simetrías y espirales. Toda una construcción matemática dentro de un lenguaje rico y diverso. Podría decir que estamos ante toda una obra de ingeniería de la palabra que Cârtarescû maneja con maestría. A la vez es un libro con cierto anacronismo ya que la acción pudo haber ocurrido en ése tiempo, antes de ese momento o puede ocurrir en este mismo momento. Además esta obra se constituye en un marco psicoanalítico sobre aquello que pudo provocar el terror más profundo, la destrucción más grande de una persona.

Por otro lado el autor no es ajeno a muchas situaciones sociales y momentos históricos que corresponde a cada lector el descubrimiento. Lulu es una obra posmoderna, que emana lírica y contenido. Un libro que es un indispensable como toda la obra de este autor.

Mircea Cartârescû poeta, novelista y crítico literario, es ahora mismo uno de los grandes autores rumanos, y no en vano, merecedor del Nobel por su extensa obra, calidad y temáticas abordadas. Cuenta en su haber numerosos galardones.

Sobre libros

En la línea que dibuja el instante

En la línea que dibuja el instante

Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

Poesia, Ediciones Vitrubio, Madrid 2021

“En la línea que dibuja el instante”es el último libro de poemas de Isabel Fernández Bernaldo de Quirós.

He leído todas las obras de Isabel y siempre me sorprende gratamente. “En la línea que dibuja el instante” es un buen libro. Isabel es una autora que evoluciona y crece en un continuo, tiene por tanto un recorrido y este recorrido bueno. Hay un tema que la autora teje con maestría: el espacio de la vida en madurez consciente el cual se conforma en un espacio de aceptación, de mirada plena al ser humano que es. “ Los paraísos son sueños diminutos que la memoria atesora” es el pensamiento con el que la autora abre la primare parte del libro.

Existe una claridad y una mirada hacia el tiempo pasado en la obra de Isabel que toma gran relevancia en esta primera parte de su último libro. La nostalgia, la despedida de la edad adulta y la juventud están presentes. Hay todo un trazado de una línea vital. En la poesía de Isabel está presente la naturaleza, y espacios que dota de vida como la casa familiar, “ La casa tiene el rostro alicaído…”Es una casa cuerpo de la infancia perdida que se abre a una casa actual llena de las voces infantiles de sus nietos.

La rutina, el día a día y el dolor cobran especial relevancia en este libro de poemas. Es como el caminar de sus manos por las teclas del piano. El piano de su vida, su música ya perdida.

Hay un aspecto que la autora trata en este libro con especial lucidez en la segunda parte: la Pandemia Covid19, que fue durante el año 2020, que supuso, la fina línea que divide la vida de la muerte, el dolor, el miedo y la muerte.” Hay un paisaje de sombras/ en este marzo colmado de silencios…

Y así termina la autora:

“Ayer

éramos lo que nunca quisimos pensar,

voz de agua.

Hoy

somos lo que nunca quisimos decir,

voz de aire.

Mañana

seremos las mismas voces con distintos gestos.

Y otra Luz.”

Enhorabuena mi querida amiga Isabel te deseo mucho éxito con tu nuevo libro: En la línea que dibuja el instante.

Isabel Montero

Sobre libros

Intervalos

Intervalos
Una cosmogonía edificada sobre la palabra que hace el milagro de » mariposas y flores en el desierto». Prosa y poesía que crecen en la emoción. Ramón Serrano Balasch, escritor.

( Gracias querido Ramón por tus palabras)

Si desea adquirir este libro escribir al
correo de la autora, Isabel Montero,

imgar1@hotmail.com

O bien a la Editorial La Fragua del Trovador,

pedidos@lafraguadeltrovador.com

Y si estás en Zaragoza, pásate por la feria del libro, podrás encontrarlo en la caseta 44 hasta el 6 de junio en la misma Plaza del Pilar

La presente entrada es para presentar a los lectores mí último libro publicado, una obra poética que será del agrado de muchos.

Un gran abrazo,

Isabel Montero Garrido

agradecimientos · Sobre libros

La herida se cura con un beso de Carmen Aguado Hernández

“ La herida se cura con un beso” es el último poemario de Carmen Aguado Hernández.
Es un libro intimista en el que la autora recorre la vida de su madre. Parece ser que su madre, comentaba que con su vida podría escribir una novela. Pues este es un recorrido poético que Carmen hace en torno a la figura de su madre, libro que desde el contenido del verso, desvela la trayectoria de una vida.
Es un libro íntimo como he dicho, intimista pero no exento de cierta ironía a veces, que hace que la lectura sea fluida sin perder de vista un contenido vital y difícil. La autora conjuga muy bien este efecto.

El recorrido es el de muchas mujeres que nacieron en torno a la Guerra y vivieron esa España de posguerra con todo lo que eso conlleva en carencia emocional, privaciones y falta de oportunidades.

“ La herida se cura con un beso” es un libro homenaje que Carmen dedica a su madre y a muchas madres.

Conozco a Carmen de hace muchos años, si bien no en presencia, si, en alma y se que su obra se carga de sensibilidad, emotividad y con un hacer poético excelente. Me llama la atención el manejo de la autora del vocabulario de una forma muy interesante y así traza poemas al andador de su madre, a la silla de ruedas e incluso a las gafas.

A la vez, a lo largo de toda la obra Carmen Aguado reflexiona sobre todas las etapas de la vida a través de esa figura de su madre, y con ello hace reflexionar al lector, porque consigue ese efecto que hace que de alguna forma nos sintamos identificados o identifiquemos espacios vitales comunes y universales. El tránsito que hace la autora por el espacio de la vejez me parece digno de señalar.

Enhorabuena Carmen, te deseo todo el éxito que se merece “ La herida se cura con un beso”. Ha sido un placer leer tu nuevo libro.

La quietud

Se cerró la puerta con las tres vueltas de llave.

Las horas que quedaron en la repisa fatigadas,
se caducaron.

Como caducaron los insomnios en el sillón
de los huesos y los deseos mortificados.

El tiempo se asomó al vacío,
sereno y relajado va cayendo
en la quietud como un suspiro.

Se desplomó el silencio,
sin el murmullo acosador del sufrimiento
varado en la melancolía.

De “ La herida se cura con un beso” por Carmen Aguado Hernandez.

Sobre libros

Mi madre bolitas de paraguas, novela de Ramón Serrano

Mi madre bolitas de paraguas de Ramón Serrano

Aguanto el telediario hasta esa parte en la que la oquedad interna se llena de agua y se desborda, hasta ese momento en el que aparece el llanto que estaba contenido, cuando las imágenes de la injusticia rompen mi débil coraza, esa que construyo cada día cuando me levanto y que dura eso, lo que cuesta medio informativo de televisión.
Hoy ha sido en el momento en el que Abdou el chico senegalés de 27 años aparece. Es “el chico del abrazo” al qué consoló una voluntaria de 20 años de Cruz Roja en la playa del Tarajal. Habla desde Casablanca a donde ha sido devuelto tras pisar suelo español. Allí en un entorno paupérrimo e inhabitable que es su hogar itinerante, habla con Luna por teléfono, la voluntaria de la ONG, para darle las gracias por su consuelo, por su abrazo. Un gesto humano en medio del dolor y la desesperación de los que buscan refugio y un lugar mejor para vivir fuera de la opresión y de las guerras en una Tierra Prometida que no existe. Inmediatamente enlazo mentalmente situaciones y por ello recuerdo la novela que acabo de leer “Mi madre bolitas de paraguas de Ramón Serrano.

Es una novela que plasma la búsqueda del porvenir, y relata algunas formas de hacerlo. Sí bien es verdad que Ramón sitúa la historia en nuestra guerra civil y en los primeros tiempos de la posguerra española, en el fondo están los mismos valores universales en sentido ético y moral, el derecho a una vida digna y la libertad. Soy consciente de que son distintos escenarios, pero los hombres en el más amplio sentido de humanidad, sus emociones, la pobreza, el desarraigo, las consecuencias de la mala gestión de los poderes públicos y la huella o herida que esto deja en la sociedad y en los hombres es parecida y tiene nombre: deshumanización y miseria. La búsqueda de otros modos de vida, la condición de refugiado está presente. Y son, por tanto, los planteamientos de los que parto para asociar unos hechos con otros, aunque estén tan alejados en el tiempo.

Centrándome en la novela de Ramón Serrano diría que es una novela sobre la Guerra Civil española y sus consecuencias en la posguerra. Pero, tal como indica la contraportada de “Mi madre bolitas de paraguas”, y a pesar de que existe una cantidad ingente de novelas sobre nuestra guerra, sin contar las obras de no ficción que también son numerosas, un imaginario que se ha tratado desde muchos puntos de vista, el punto de vista de esta novela ha sido menos abordado. Me refiero al hecho de ser tratado desde el punto de vista de los “refugiados”. Poco se ha abordado desde la perspectiva de los refugiados españoles, es decir aquellos que tuvieron que trasladarse a otros lugares, a otras ciudades y sobrevivir desde el miedo y la exclusión social. En esto radica en cuanto a la temática el gran valor que encuentro en esta novela.

Por otro lado, el autor no se limita a describir o plasmar unos hechos, sino que es un relato que denuncia. La obra constituye el retrato descarnado de la miseria y el pesimismo de aquellos refugiados, ya fuera de España, ya dentro, en las ciudades grandes y en concreto en Barcelona. La Barcelona de posguerra de barrios y chabolas será una protagonista más. El autor aborda esta fotografía social desde varios prismas, uno de ellos el prisma femenino. Me refiero al punto de vista de la narradora que nos centra en la acción. Aquí esa narradora a través de un monólogo interior fascinantemente construido por el autor nos lleva por la historia de su familia, de si misma y del mundo que rodea la cruda realidad de aquella España.

“Mi madre bolitas de paraguas” es la historia de Estrella, que quien junto a su madre y su hermano están en Barcelona cuando llegan las tropas franquistas. Su padre ha huido a Francia con lo que queda de las tropas republicanas. Posteriormente desaparece entre los campos de Concentración y la Segunda Guerra Mundial. La familia no sabe si ha logrado sobrevivir y se ve abocada a un modo de subsistencia distinto al que habían soñado. Es importante señalar el papel de Estrella, que asume un papel social como mujer en la época, secundario, en favor del desarrollo intelectual y vital de su hermano.

Ramón hila magistralmente las tramas. Es un escritor con una habilidad especial para narrar que, con monólogos aparentemente largos, personajes en primera persona que incluso comparten el mismo párrafo en diferentes situaciones, la construcción de los personajes, la inmersión de estos en el texto a la vez que el lector, con idas y venidas, cambios de registro imperceptibles, con un dominio absoluto del “Flashback”, retrata exactamente lo que nos quiere mostrar. Construye un trazado comunicativo suave a pesar de la complejidad de su escritura. El autor es un hombre que escribe no por el hecho de describir, sino para mostrar lo que pasó y no puede volver a pasar. Es una novela metafilosófica importante, este aspecto se da en escritores que van más allá y llegan al lado en donde el alma se conforma o se construye en el sentido humano.

Me queda recomendar encarecidamente la lectura de esta novela: “Mi madre bolitas de paraguas” de Ramón Serrano, Editorial Azacanes, Toledo 2008.

Isabel Montero Garrido

Madrid 25 de mayo de 2021

Ramón Serrano ( Barcelona 1933) escritor. Ha colaborado en prensa y revistas. Ha dirigido diversas editoriales en España y México con sellos emblemáticos, fundando editoriales como DOPESA, Labor Mexicana, Euros, Cambio16 (libros) y Flor del Viento Ediciones hasta su jubilación en 2013. Alternó esta actividad con colaboraciones habituales en prensa ( El correo catalan, Madrid, TeleXpres, La vanguardia, El Periódico…). Impartió conferencias. Ha sido agente o activista cultural en el Ateneu Barcelonés. Es autor de libros de poemas, novelas y ensayos. Ya en 1956, con 23 años dirige la revista literaria “La ballena alegre”. En 1963 publica su primer libro “Afroasiá, el tercer mundo”, declarado texto recomendado en varias universidades españolas. Su primera novela “El secreto de Saladeures” aparece en 1990. En 1991 gana el premio de novela Ateneo de Sevilla con “Gentes de la soledad” a la que seguirán otras cuatro novelas. En poesía publica en 1971 “Grito para la niebla” seguido de otros ocho poemarios, el último aparecido en 2019 “Daniela y las astromelias” En una editorial se quedó atascada por la Pandemia su última novela, “El padre desnudado”.Ha recibido en 1999, el premio a la Lealtad Republicana que otorga la Asociación Manuel Azalea. Reside en Barcelona, su ciudad natal.

Sobre libros

La casa Dorada, Alfonso Cebrián

En este tiempo que llevamos apenas sin objetivos salvo intentar cuidarnos y aprender a vivir de otra manera, al mismo tiempo que sorteamos a los viandantes sin mascarilla por las aceras o soportamos la irresponsabilidad de algunos que ponen en peligro nuestra salud con sus fiestas y botellones, en este tiempo, busco refugio y casi auto confinamiento elegido dentro de las paredes de mi casa. Una de las cosas que me salva es la escritura y otro la lectura. La lectura que permite que me sumerja en otros mundos diferentes al mío y que además me aporta análisis sobre hechos y acontecimientos de la historia y de la vida que me permiten tener un pensamiento claro y objetivo sobre las actuaciones de la humanidad en el transcurso del tiempo .

Uno de los libros que me ha permitido lo que planteo anteriormente, un análisis dentro de una trama bién estructurada y la elaboración de un pensamiento objetivo, es la última novela del escritor Alfonso Cebrián: “La casa dorada” que forma parte de la serie “Nada quedó de abril”. Una serie que si bien conviene leerla entera, se pueden leer los libros independientemente. Esta es la magia que hace Alfonso con sus tramas y sus personajes.

En “La casa dorada” Diego Alvarez nos llevará nos guiará por algunos tramos de su vida, de su relación con Blanca y de los secretos que guardan esas casas antiguas, testigos de otras vidas y arruinadas por el tiempo y el olvido.

Alfonso, escritor a quien leo desde hace mucho tiempo y con el que intercambio literatura y buena amistad, es un novelista que teje las tramas con el sumo cuidado de una labor de su tierra, Toledo. Yo pienso sus libros como un precioso tapiz trazado con punto Lagartera. El tiempo va y viene. Sus personajes también en un espacio literario que nada lo detiene.

Dice Alfonso que su lugar literario es La Mancha, donde Cervantes sitúa al hidalgo Quijana, en un lugar que transciende la historia y la geografía y allana fronteras sin el menor esfuerzo. Pero también el autor dice que al hablar de La Mancha tiene que referirse a Yonville y Flaubert, Faulkner y Yoknapatawpha, New York y Dos Passos, Paris y Cortázar, Macondo y Garcia Márquez , El río, Santa Maria y Onetti, Región y JuanBenet o el Páramo y Luis Mateo Diez y un largo etcétera que deja sin nombrar porque para el autor de “ La casa Dorada” todos los lugares son literarios.

En este libro nos plantea el reto de “El Valle, que puede ser un Valle cualquiera, un lugar de fábula donde se moverán hechos y pasiones de Blanca, Diego, Marta, Carmelo, Dorotea, Manuel, Elvira y otros personajes, donde la vida y la muerte serán protagonistas en el hecho vital de la existencia. Además de Valle, Barcelona, Madrid, Lisboa, New York, Valencia,México…Y el tiempo, pasado, presente y futuros que se adivinan, siendo el tiempo para el autor un recurso importante para contar en el que se mueve con agilidad y destreza.

Su enorme capacidad creativa, su pericia en el tratamiento de los personajes, su gran sensibilidad y su alma de poeta construyen un imaginario que nos hace vivir y palpitar con ella.

Mi más sincera enhorabuena Alfonso por esta tu nueva novela con devoción por tus letras y con mi amistad y cariño.

Isabel Montero

Alfonso Cebrián es un escritor que nació en marzo del 48 del pasado siglo en Toledo. Ha publicado Las aguas del olvido, Amelia y Doña Rosa y nada quedó de Abril, El libro de Carmelo.

También lo podéis encontrar en su blog literario “Cuentos inacabados” ( http://www.cuentos inacabados.wordpress.com) y en su muro de facebook.

Esta reseña aparecerá en mi muro de facebook y en mi blog (epifaniaenlaluna.com, Isabel Montero Garrido y si cabe en mi istagram)