poemas otros autores

El poema, José Angel Valente

 

 

 

El poema


Si no creamos un objeto metálico
de dura luz,
de púas aceradas,
de crueles aristas,
donde el que va a vendernos, a entregarnos, de pronto
reconozca o presencie metódica su muerte,
cuándo podremos poseer la tierra.

Si no depositamos a mitad del vacío
un objeto incruento
capaz de percutir en la noche terrible
como un pecho sin término,
si en el centro no está invulnerable el odio,
tentacular, enorme, no visible,
cuándo podremos poseer la tierra.

Y si no está el amor petrificado
y el residuo del fuego no pudiera
hacerlo arder, correr desde sí mismo, como semen o lava,
para arrasar el mundo, para entrar como un río
de vengativa luz por las puertas vedadas,
cuándo podremos poseer la tierra.

Si no creamos un objeto duro,
resistente a la vista, odioso al tacto,
incómodo al oficio del injusto,
interpuesto entre el llanto y la palabra,
entre el brazo del ángel y el cuerpo de la víctima,
entre el hombre y su rostro,
entre el nombre del dios y su vacío,
entre el filo y la espada,
entre la muerte y su naciente sombra,
cuándo podremos poseer la tierra,
cuándo podremos poseer la tierra,
cuándo podremos poseer la tierra.

José Ángel Valente
(El inocente, 1970).

 

Vídeos Subidos de Internet.

 

poemas otros autores·Sobre libros

Luz Velada, Isabel Férnandez Bernaldo de Quirós

IMG_1844

Foto Isabel Montero

Primero fue “Al  son de las mareas” y ahora “Luz Velada”.

Felicidad

El poder de la ambrosía.

¡Dos Gotas!

(Luz Velada) Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

Este último se acaba de presentar el seis de noviembre en Madrid. Sí ya Ia autora nos impacta, nos emociona con su primer poemario con “Luz Velada” consigue que la penumbra se ilumine, que las palabras se enciendan.

Fue una presentación en un marco incomparable: Biblioteca Pública Eugenio Trías de Madrid, en el Parque del Retiro, bajo el cielo de las hojas que enrojecen y amarillean en cadencia y llueven  casi en letargo,en pequeñas gotas sobre nuestras cabezas  en un otoño cálido. En esa tarde, en ese marco, Luz Velada se hizo luz.

Potentes palabras en una cálida voz de amiga Isabel Fernandez Bernaldo de Quirós.

Luz Velada se presentó por dos excelentes poetas; Pablo Mendez ( Editor de Vitruvio) y Julie Sopetrán ( Premio Lletras de Oro con El tiempo habitado).

Admirable Julie, ¿Es luz opaca la luz que nos ofrece hoy Isabel en su poesía?…

Un acto bello en un tiempo que por un momento parece que se detiene

o nos transporta o nos ilumina y embellece. Un tiempo con luz Velada.

Pasiones

Se pueden vivir pasiones durmiendo 

que ni en sueños se puede uno imaginar.

Luz Velada. Isabel Fernández Bernaldo de Quirós.

Ediciones Vitruvio

Desde este blog Epifanía en la Luna,dar la enhorabuena y desearle lo mejor a Isabel .Que las palabras de su Luz Velada se derramen en cascada y emocionen tanto como a mi me han emocionado.

Y dar las gracias por hacer posible que disfrutara tanto aquella tarde a Isabel y a Julie. Un fuerte abrazo

nominaciones y premios·noticias·poemas otros autores

Luis Alberto de Cuenca, Premio Nacional de poesía 2016

After Bath Desnudos, Pintura Edgar Degás
After Bath Desnudos, Pintura Edgar Degás

Entre las ramas de tu cuerpo

no puedo ver el mar,

amor.

Palomas y abedules.

Embarcar de grumete en un barco negrero

con el alba.

Farewel (1972). Luis Alberto de Cuenca

Luis Alberto de Cuenca (1950) poeta madrileño,fue galardonado  el pasado lunes 28 de septiembre con el Premio Nacional de Poesía por Cuaderno de vacaciones (Visor). En esta obra el autor reflexiona con sus versos sobre la soledad, la vejez y la muerte. “Soy un poeta de linea clara que se está volviendo oscuro”(Cita El Pais, edición digital,29 de septiembre)

poemas otros autores

Apuntes en torno a Sylvia Plath

th (7)

Escritora estadounidense, Sylvia Plath es una figura enigmática no sé si por su vida envuelta en intentos de suicidio, su suicidio culminado, sus poemas algunos pensados para ser recitados, su precocidad en la escritura, ocho años para el primer poema, su matrimonio turbulento con el afamado escritor Ted Hughes, la prematura muerte de su padre que marcó de alguna manera su caminar, y a ciencia cierta no está claro el porqué, su temperamento oscilante que se mueve en la subida y bajada del andamio en la fachada de un edificio en construcción,  su relación con la locura, su caracter que hace real la prohibición a su madre de no volverse a casar obligándole a firmarlo por escrito siendo solo una niña. Sylvia Plath prosista, poeta, dibujante e icono feminista. Sylvia una poeta que me fascina. Sylvia más allá de los mitos. Sylvia la poeta maldita

He escogido un texto que pertenece al universo “ego solus ipse”. Un poema sobre el que me gustaría oir vuestras voces en los comentarios de este blog. Un poema que me eclipsa y me arrebata.

Soliloquio de un solipsista (1956)

¿Yo?

Camino a solas;

la calle a media noche

se prolonga bajo mis pies;

cuando cierro los ojos

todas estas casas de ensueño se extinguen:

por un capricho mío

la cebolla celestial de la luna cuelga en lo alto

de los hastiales.

Yo

hago que las casas se encojan

y que los árboles mengüen

alejándose; la traílla de mi mirada

hace bailar a las personas-marionetas

que, ignorando que se consumen,

se ríen, se besan, se emborrachan, sin sospechar

igualmente que, cada vez que yo parpadeo,

mueren.

Yo,

cuando estoy de buen humor,

doy a la hierba sus colores

verde blasón y azul celeste, otorgo al sol

su dorado;

pero, en mis días invernales, ostento

el poder absoluto

de boicotear los colores y prohibir que las flores

existan.

yo,

se que tu apareces

vivida a mi lado,

negando que brotase de mi cabeza,

clamando que sientes un amor

lo bastante ardiente para experimentar la carne real,

aunque salte a la vista,

querida, que toda tu belleza y todo tu ingenio son dones

que yo te concedí.

Sylvia Plath

poemas otros autores

Si te quieres matar, ¿Por qué no te quieres matar?

 

 

Sigo ensimismada con la lectura de los poemas de Álvaro de Campos.De Campos o Pessoa que forma tan maravillosa de transformarse.

Fernando Pessoa decía unos meses antes de morir que los heterónimos, voces que oía en su interior, pero de otras pessoas(personas que le habitaban) habían nacido de pronto, en un momento de pura e inesperada inspiración; concretamente el ocho de marzo de 1914 cuando contaba la edad de veinticinco años.Según cuenta el mismo aquel día, el día del extasís o díatriunfal, se encerró en una habitación y escribió los treinta y cuatro poemas de O guardador de rebanhos, de Alberto Caeiro; los seis de Chuva Obliqua, del propio Pessoa; los seis iniciales de las Odes, de Ricardo Reis…, la Oda triunfal, de Álvaro de Campos, , sin interrupción ni correcciones.

Hoy  como he dicho estoy fascinada y quiero compartir con vosotros mis lectores este poema de Álvaro de Campos.

Si te quieres matar, ¿Por qué no te quieres matar?

Espero que lo disfrutéis tanto como yo

 

 

 

 Si te quieres matar, ¿por qué no te quieres matar?
¡Ah, aprovecha! que yo, que tanto amo la muerte y la vida,
Si osase matarme, también me mataría…

¡Ah, si lo deseas, hazlo!
¿De qué te sirve el cuadro sucesivo de las imágenes externas
Al que llamamos mundo?
¿La cinematografía de las horas representadas
Por actores de convenciones y poses determinadas,
El circo policromo de nuestro dinamismo sin fin?
¿De qué te sirve tu mundo interior que desconoces?
Tal vez, matándote, lo conozcas finalmente…

Tal vez, acabando, comiences…

Y de cualquier forma, si te cansa ser,
Ah, cánsate noblemente,
¡Y no cantes, como yo, la vida por borrachera,
No saludes como yo la muerte en literatura!

¿Haces falta? ¡Oh sombra fútil llamada gente!
Nadie hace falta; no le haces falta a nadie…

Sin ti, todo seguirá igual sin ti.
Tal vez sea peor para los otros el que existas y no te mates…

Tal vez peses más durando, que dejando de durar…

¿Pena de los demás?…¿Tienes remordimiento anticipado
De que te lloren?
Tranquilízate: poco te llorarán…

El impulso vital apaga las lágrimas poco a poco,
Cuando no son por nuestras cosas,
Cuando son de lo que acontece a los demás, sobre todo la muerte,
Porque es la cosa después de la cual nada acontece a los demás…

Primero es la angustia, la sorpresa de la llegada
Del misterio y de la falta de tu vida hablada…

Después el horror del ataúd visible y material,
Y los hombres de negro que ejercen la profesión de estar allí.

Después la familia, el velorio, inconsolable y contando anécdotas,
Lamentando la pena de que hayas muerto,
Y tú mera causa ocasional de aquel lloriqueo,
Tú verdaderamente muerto, mucho más muerto de lo que tú suponías…

Mucho más muerto aquí de lo que suponías
Lo mismo que si estuvieras mucho más vivo en la otra vida…

Después la trágica retirada al nicho o a la fosa,
Y después el principio de la muerte de tu recuerdo.
Hay primero en todos un alivio
Por la tragedia un poco latosa de que hayas muerto…

Después la conversación se aligera cotidianamente,
Y la vida de todos los días retoma su día…

Después, lentamente el olvido.
Sólo eres recordado en dos fechas, anualmente:
Cuando hace años que naciste, cuando hace años que moriste.
Nada más, nada más, absolutamente nada más.
Dos veces al año piensan en ti.
Dos veces al año suspiran por ti los que te amaron,
Y una que otra vez suspiran si por casualidad se habla de ti.

Encárate en frío, y encara en frío lo que somos…

Si quieres matarte, mátate…

¡No tengas escrúpulos morales, recelos de inteligencia!…

¿Qué escrúpulos o recelos tiene la química de la vida?

¿Qué escrúpulos químicos tiene el impulso que genera
las savias, y la circulación de la sangre, y el amor?
¿Qué recuerdo de los demás tiene el ritmo alegre de la vida?
Ah, pobre vanidad de carne y hueso llamada hombre.
¿No ves que no tienes importancia absolutamente ninguna?
Eres importante para ti, porque es a ti a quien sientes.
Eres todo para ti, porque para ti eres el universo,
El mismísimo universo y los demás
Satélites de tu subjetividad objetiva.
Eres importante para ti porque sólo tú eres importante para ti.
Y si eres así, oh mito, ¿no serán los demás así

¿Tienes, como Hamlet, un pavor a lo desconocido?
¿Pero qué es lo conocido? ¿Qué es lo que tú conoces,
Para que llames desconocido a cualquier cosa en particular?

¿Tienes, como Falstaff, un amor grasiento a la vida?
Si así la amas materialmente, ámala aún más materialmente,
¡Hazte parte carnal de la tierra y de las cosas!
Dispérsate, sistema fisicoquímico
De células nocturnamente conscientes
Por la nocturna consciencia de la inconsciencia de los cuerpos,
Por el gran cobertor no cubriendo nada de las apariencias,
Por el césped y la hierba de la proliferación de los seres,
Por la niebla atómica de las cosas,
Por las paredes torbellinantes
Del vacío dinámico del mundo…!