Sobre libros

Reflejos en un espejo roto

Reflejos en un espejo roto
(poesía)
Miguel Ángel Yusta
Colección Alcalina (Lastura)

El libro se abre con un preámbulo del autor que, en apenas dos páginas, hace una rica síntesis de lo que es esta obra en cuanto a vida, lo que significa la vida y la relación con la poesía y el amor o desamor. Para Yusta la vida se constituye en “un conjunto de circunstancias que condicionan el camino que todos hemos de recorrer”. Por tanto, deducimos del texto que está incluido el amor. El amor y sus variantes que vamos a encontrar en todos y cada uno de los poemas del libro. Miguel Ángel afirma en este preámbulo que él habla “del amor en todas sus formas y este amor o su falta que se rige por contrarios y será el motor del género humano.”
Por lo tanto, lo que el autor ha hecho con estos poemas se materializa en el libro como un trazado de vida, un trazado “sin pretender que este sea luminoso.”
Al leer esta delicada obra he realizado un viaje al interior ya que este recorrido constituye un viaje al alma del poeta y de cada uno de los lectores. Este viaje poético que nos plantea Miguel Angel Yusta aborda todos los aspectos emocionales del ser humano no exentos por otro lado de un final feliz.
El poemario comienza con el poema Initium que como su nombre sugiere marca un inicio de carrera y es a la vez una reflexión metaliteraria sobre la poesía, la escritura, el alma del poeta y la del lector como artífice también de la interpretación personal desde su propia alma.
Una vez de esto, el poemario se abre en su camino vital: nostalgia, desamor, silencio, incertidumbre, desolación, escepticismo, esperanza y final son los pasos que marcan este caminar de “Reflejos en un espejo roto”.

El libro es todo un imaginario emocional en el que el autor ha dado cabida a un sinfín de emociones capaces de sorprendernos, emocionarnos y hacernos parte.
El poemario conmueve y nos hace detenernos en el pasado, mirar el presente y esperar el futuro de nuestro mapa emocional, un ciclo vital y en definitiva un espacio de “sentir” de los que conformamos el género humano.
Yusta con su poesía transciende más allá de la mera emoción del poeta y este “transcendere” hace de este poemario un manuscrito universal.

Isabel Montero Garrido

Recojo el poema 72 de la página 109.

En la distancia,
el silencio custodia la memoria;
las palabras de la infancia son olvido.
En la vejez
Solo existe la verdad de los pájaros extraviados.

Miguel Ángel Yusta

Incluido en Reflejos en un espejo roto.

poesia Isabel Montero

Instante

Instante

A veces me despierto
y te veo entre nubes
los ojos entornados
y tu alma, en mi.

Recuerdo aquella tarde
tu piel entre mis dedos
deseo de mi cuerpo
y la levitación
de los sentidos todos,
unidos cuerpo a cuerpo.

Hoy es todo vacío
en la oquedad inmensa
desde la incertidumbre
de haber amado tanto.

Es por eso amor, que sigues en
mi cuerpo y me pierdo en instantes.

© Isabel Montero Garrido
© Foto Isabel Montero Garrido
La foto es de este verano en Donosti desde el Acuarium.

El poema lo he improvisado hoy en un trayecto del tren de Cercanías de Madrid.

Uncategorized

Para leer despacio. Intervalos, de Isabel Montero Garrido

Una mágnifica reseña del escritor Alfonso Cebrian Sánchez sobre Intervalos.

Cuentos inacabados

“Con los brazos abiertos recogerás la bruma. Con los ojos fijos, la mirada triste, mirarás la finitud y los labios rotos de sentir a tiempos, recogerás el viento. Frío en el alma. Las palmas de tus manos dirán. Mirarás al cielo. Buscarás los aviones que ascienden de los aeropuertos que miran al mar y esperarás. Esperarás estrecharte y fundir un beso entre las bocas».

(Fragmento del poema “Encuentro”, dentro del libro Intervalos, escrito por Isabel Montero Garrido).

Es el sino. El escritor, y sobre todo del poeta, se las ve y se las desea para mediar entre la emoción y la palabra, entre el ser y la palabra, y salir indemne. “Sí he perdido la vida… me queda la palabra”, dice Blas de Otero. “Escribir con palabras que no tengan pasado”, escribe Valentín Carcelén. «Volví del pensamiento a la palabra», cuenta Isabel Montero Garrido. Para el lector, leer…

Ver la entrada original 204 palabras más

Sobre libros

Jorge Oteiza. El elogio del descontento.


Sin pretender hacer una reseña de este libro, tan solo hablar como lectora de la fascinación en la que me he sumido al profundizar en un hombre como Jorge Oteiza, a través de este libro reportaje periodístico en profundidad. Libro que se forja a partir del trabajo realizado por el escritor Félix Maraña en sus crónicas y entrevistas al artista a lo largo del tiempo. He podido por tanto, ahondar en la figura de un hombre, Oteiza. En este trabajo se dibujan de manera magistral las actitudes, actividades, planteamientos culturales del escultor, poeta y pensador vasco. Maraña traza todo un mapa cultural a partir de la persona de Jorge Oteiza y sus relaciones con el mundo y la cultura. También a través de su obra. Hay unas cuestiones que muestran la constante lucha del artista desde las nociones elementales hasta las más filosóficas y transcendentales. Vemos a lo largo de la obra como no se puede separar el Oteiza escultor del Oteiza poeta. Como dice Félix Maraña un artista que antropologiza
constantemente la escultura, la cultura y la vida.
Julio Caro Baroja señaló: » Este hombre no es sólo un artista, es una memoria»
En palabras de Francisco Calvo Serraller, «El proyecto creador de Oteiza es más que un simple proyecto artístico: es un proyecto metafísico, una cosmovisión».
Oteiza es una figura para conocer a fondo. Oteiza, que cuenta con una de las obras más genuinas para entender el arte contemporáneo unidas siempre a la palabra del poeta y a su metafísica.
Un libro para abrazar, leer y releer y comprender la genialidad y la proyección de este gran artista.
Gracias Feliz Maraña por este regalo que es a la vez un medio de profundizar en la cultura vasca y en el pensamiento y la grandiosidad de Jorge Oteiza.
Enhorabuena por este trabajo y mi admiración por tu periodismo. La alegría de que plasmes tu experiencia con Oteiza, tu trabajo y el trazado de tu amistad con el artista.

Isabel Montero Garrido

Jorge Oteiza. Elogio del descontento, Félix Maraña.

Editorial Berminghan.