Poesias Guiomar52

Juana La Loca

Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca (Toledo, 6 de noviembre de 1479Tordesillas, 12 de abril de 1555), fue reina de Castilla de 1504 a 1555 si bien desde 1506 no ejerció ningún poder efectivo y a partir de 1509 vivió encerrada en Tordesillas primero por orden de su padre Fernando el Católico y después por orden de su hijo el emperador Carlos V.

http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_I_de_Castilla

Juana La Loca es una figura que me intriga ¿y a quien no?: mezcla de pasión, deseo, frustración, desilusión, abatimiento, soledad y seguramente gran inteligencia. No me cabe duda que así sería. ¿Y que diría Jauna ahora en el S XXI? Probablemente lo mismo. He querido plasmar una desesperación honda e íntima de una mujer que seguramente ahora llegaría a Flandes en avión “Para casar con Felipe El Hermoso”. Triste historia la de esta mujer. Triste destino. ¿Había miedo a su inteligencia? Seguro. Sin duda, una gran mujer que como muchas mujeres sufrió demasiado.

Este poema quiere ser un apunte a las mujeres que sufren demasiado. De Juana La Loca a Felipe El Hermoso… Veamos…

 

Bajar del avión en Flandes es entrar en un lugar insospechado,

desconocido del todo.

Perverso.

Sigue leyendo “Juana La Loca”

Sobre libros

Crítica a Cal y Canto por” la biblioteca de bufkin”

 

La biboteca de Bufkin nos hace un comentario del Libro póstumoA cal y Canto de la fallecida Rina Lastres. Raquel Pérez Montero analiza con delicadeza esta obra.

http://labibliotecadebufkin.wordpress.com/

                              Libro: A cal y canto                               

Autor:Rina Lastres

Publicación: Baquiana

 

 

Si hay algo que cruza de parte a parte como este libro es la nostalgia. Como un latigazo te golpea palabra a palabra. Verso a verso. Y es hermoso. Esa nostalgia tan medida, esa tristeza que uno no quiere enseñar pero impregna todas y cada una de las imágenes que pueblan este libro, finito pero enorme.

No hay nada encerrado a cal y canto, las emociones poderosas como la melancolía no pueden encerrarse por mucho que uno quiera y se escapan entre los huecos, entre los silencios que provocan cada uno de los puntos y aparte.

No voy a pretender que soy una experta en poesía, pero sí tengo claro que la literatura a veces es muy indiscreta y nos deja atisbar retazos del alma que había detrás de esas palabras. Este es uno de esos casos, tanto en los poemas como en los cuentos la presencia de la autora es apabullante, ese ser frágil que se escuda en las palabras fuertes y llenas de significado. Es un libro lleno de contrastes entre lo de fuera y lo de dentro. Entre lo que enseñamos y lo que intentamos guardar a cal y canto.